Primeros auxilios en caso de electrocución

Si te encuentras presente cuando una persona sufre una electrocución existen unas medidas clave que debes seguir para poder asistir a la persona o personas implicadas hasta que lleguen los servicios médicos. Continúa leyendo para descubrir los primeros auxilios que debes efectuar en caso de electrocución.

Primeros auxilios en caso de electrocución

En caso de que una persona sufra un accidente eléctrico fuerte debes llevar a cabo algunos primeros auxilios para poder asistir a esta persona hasta que llegue la asistencia médica.

Primero que nada debes tener claro que es muy importante no tocar de forma directa a la persona que ha sufrido el accidente si todavía está en contacto con la corriente eléctrica. Corta la corriente lo antes posible para poder evitar que el accidente sea todavía más grave e intenta retirar a la persona de la fuente de corriente.

En todo caso debes proceder a apartar a la persona utilizando algún elemento no conductor como por ejemplo un palo de madera para apartar a esta persona de la corriente. Si se encuentra en altura ten mucho cuidado porque al soltarse de la corriente puede caer con lo que deberás asistirla lo mejor que puedas.

Resulta básico también que llames a emergencias lo antes posible si el accidente ha sido fuerte y por supuesto no debes acercarte a la fuente de la corriente si el suministro eléctrico no se ha cortado.

Si la persona ya no se encuentra en contacto con la fuente de corriente, a no ser que veas que el peligro es directo no deberías mover a esta persona accidentada hasta que no lleguen los servicios sanitarios. Aunque la persona en cuestión se encuentre consciente si está lesionada, tiene quemaduras, problema para respirar bien, está confundida, presenta arritmias o cualquier problema similar tendrás que llamar lo antes posible a la ambulancia para evitar problemas mayores.

Asimismo, si hay pérdida de conocimiento, convulsiones o paro cardíaco deberás proceder de la siguiente manera mientras esperas la llegada de la ambulancia para poder ayudar a la persona accidentada.

Primero que nada debes cortar o apagar la fuente de la electricidad si es posible como leemos en este artículo de Autonomos24.com para evitar que el accidente sea todavía más grave. Si no puedes hacerlo, como te explicábamos anteriormente debes usar un objeto de cartón, de madera o de plástico para alejar a esta persona de la corriente. Ten en cuenta que el objeto que utilices tendrá que estar siempre seco y también deberás alejarlo de ti.

Si la persona no se encuentra bien tendrás que hacerle la clásica reanimación denominada cardiopulmonar, sobre todo si esta persona no se mueve, no tose o no respira, porque puede que su circulación se haya detenido. Asimismo, resulta básico evitar que la persona que ha sufrido la electrocución pueda llegar a enfriarse porque esto podría desencadenar problemas mayores.

Te recomendamos colocar una venda si puedes si ves que esta persona ha sufrido quemaduras. Lo mejor será usar una venda de gasa estéril como las que suelen haber en los botiquines de primeros auxilios o seleccionar una tela limpia para curar a la persona en cuestión. Bajo ningún concepto utilices ningún tipo de toalla o de manta que cuente con varias fibras sueltas porque estas pueden adherirse con facilidad a las quemaduras de las personas afectadas y producir un problema mayor que podría traducirse en cualquier tipo de infección grave.