Dolores de espalda por llevar mal las bolsas de la compra (y cómo evitarlos)

Los dolores de espalda se han convertido en el día a día de muchas personas, y aunque suelen ser producto de una suma de factores, hay algunos que incluso desconocemos. Sabemos que puede ser por una mala postura, o por estar en tensión durante mucho tiempo, o precisamente por cargar peso de manera incorrecta.

Esto último parece una tontería, porque hay quienes consideran que no cargan con ningún peso físico durante su día a día, pero si nos paramos a pensar nos damos cuenta de que hay bastantes acciones cotidianas que sí implican levantar peso, y una de ellas es el ir a comprar.

Estamos tan acostumbrados a algo tan rutinario como es el ir al supermercado que ni siquiera nos paramos a pensar en cómo lo hacemos, especialmente el viaje de vuelta, y es que nuestra forma de llevar las bolsas de la compra puede acabar provocándonos dolores de espalda.

Qué errores cometemos al cargar con la compra

A nadie le gusta tener ir varias veces al coche para subir la compra, por lo que ya es costumbre cargarnos más de la cuenta con todo lo que hemos comprado y así ahorrarnos un segundo viaje.

Se ha comenzado a poner de moda, afortunadamente, el uso de las bolsas reutilizables, por lo que ya es muy normal empezar a ver a gente llevándose sus propias bolsas cuando van a comprar. Estas bolsas suelen estar fabricadas de tela, normalmente un tipo de tela resistente como puede ser la lona, porque su objetivo es precisamente aguantar mucho peso.

Al parecer, estas bolsas pueden soportar más de 10 kilos, y al ser más grandes que las bolsas de plásticos a las que antes estábamos acostumbrados, utilizamos menos, lo que quiere decir que las cargamos más. Hay estudios que recomiendan que, en este tipo de actividades, no levantemos más de 5 kilos de peso. Esta condición muy raramente se cumple cuando vamos a hacer la compra, ya que compramos más de 5 kilos y acabamos cargando las bolsas casi hasta su límite, lo que quiere decir que estamos forzando mucho nuestra musculatura.

Además, otro error muy común es el de desequilibrarnos. Si llevamos dos bolsas de un peso similar, forzamos el músculo, pero la postura se mantiene. Si cargamos mucho una bolsa y la llevamos con un único brazo, debemos forzar nuestro cuerpo a compensar el peso por el otro lado, lo que acaba tensando más nuestros músculos y empeorando nuestro dolor de espalda.

Cómo evitar los dolores de espalda derivados de las bolsas de la compra

Es fácil pensar que, al ser algo relativamente puntual, este tipo de sobrecarga no afecta realmente a nuestra espalda, a nuestra postura o a nuestros brazos. Sin embargo, debemos tener en cuenta que es algo que hacemos más a menudo de lo que pensamos, y que a la larga sí puede tener consecuencias negativas.

Hay varias formas de evitar este tipo de dolores musculares, y, de hecho, todas estas formas implican realizar la compra de una manera mucho más cómoda y segura para nuestro cuerpo:

Utilizar un carro. En lugar de obligarnos a cargar con las bolsas de camino a casa, la utilización de carros de la compra diseñados para particulares es especialmente útil. Al ser un carro que se arrastra, podemos llevar la compra hasta nuestro hogar sin necesidad de cargar con ella.

Comprar online. Hoy en día, comprar online es incluso más fácil que ir a realizar la compra en persona. No solo tenemos mucho más fácil acceder a todos los productos que ofrece el supermercado, sino que no tenemos que cargar con la compra de vuelta a casa. Hay muchos supermercados que ofrecen este servicio, y en LolaMarket.com se puede hacer la compra online en cualquier supermercado que tú elijas.

Tener en cuenta consejos médicos. Si aun así no tenemos más remedio que realizar la compra en persona y cargar con ella, hay ciertos consejos de postura que pueden ayudarnos a evitar estos problemas, como son flexionar las piernas para coger peso del suelo o no levantar mucho peso por encima del pecho.