8 cosas que no sabías sobre el vino

Incluso los apasionados del vino no pueden saberlo todo sobre esta deliciosa bebida. Es por ello que en este artículo nuestros mejores expertos han recopilado diferentes curiosidades relativas al vino. Sigue leyendo para descubrir algunas cosas que seguro no sabías sobre el vino.

El año del vino

En primer lugar ¿sabes lo que significa el año que viene en la botella? Mucha gente cree que es el año en que se hizo o se embotelló dicho vino pero realmente esta etiqueta y la fecha impresa en ella hace referencia al año en el que se recogieron las uvas que se utilizaron para hacer el vino (o la mayoría de ellas).

Hay vino de todas las partes del mundo

Probablemente no lo sabías pero existe vino de prácticamente todos los lugares del mundo, incluso en la Antártida, dónde, desde algunos años incluso se crearon algunos viñedos en este continente tan helado. Por sorprendente que parezca los ubicaron en un sitio con muy poca humedad en los Valles de McMurdo, que son secos y no tienen nieve ni hielo.

Hay vinos diferentes

Por otro lado, debes saber que existen incluso vinos que no se hacen con uvas. Aunque para mucha gente, al no elaborarse con uvas no son realmente vinos, realmente se incluyen dentro de esta categoría de bebida en la mayoría de los casos. Hablamos de vinos como por ejemplo el Ormeto, una deliciosa bebida que se hace en Canadá y se elabora con tomates que han fermentado. Por otro lado encontramos también otros vinos realmente curiosos e incluso repulsivos como el denominado tres penes de china que se elabora usando los genitales de los ciervos, las focas y los perros.

La música puede cambiar el sabor del vino

Quizá no lo sepas pero una curiosidad bastante menos desagradable que la anterior que seguro tampoco no conocías sobre el vino es que la música puede llegar a cambiar su sabor. Realmente no es su sabor lo que cambio pero sí como percibimos el vino. Esto ha sido demostrado con diferentes investigaciones en las que se han obtenido resultados bastante increíbles.

Diferentes personas que consumieron un tipo de vino escuchando a algún tipo de cantante como Carmina Burana reseñaron que éste sabía fuerte, con cuerpo, poderoso mientras otras que consumieron el mismo escuchando pop explicaron que el vino les había sabido de forma realmente refrescante y muy sabrosa, lo cual resulta bastante sorprendente.

El vino no tiene color

Cabe reseñar también que, aunque no lo creas, el vino realmente no tiene color. Casi todos los mostos, incluso el que se obtiene de las uvas más negras no tiene color. Más tarde se produce el color cuando se macera por las antocianinas. Se trata de una especie de pigmentos que se disuelven en el agua y que están presentes en todo tipo de células de origen vegetal como por ejemplo la piel de las uvas. Es por ello que tanto el color rosa como el más rojizo del vino que puedes tener en tus vinotecas pequeñas Caveduke suele depender de la forma en la que se han extraído las antocianinas de las diferentes pieles de las uvas cuando se ha fermentado el vino.

El brindis es realmente antiguo

El brindis tiene su origen en la Antigüedad clásica. Por un lado se piensa que nació en la era romana, ya que los romanos consideraban que al igual que el gusto, el olfato, la vista y el tacto, el oído también debía disfrutar del placer de tomar vino. Por otro lado, existe la teoría de que surgió en Grecia, como demostración al invitado de que la copa no estaba envenenada. Actualmente, está mal visto brindar con la copa vacía o hacerlo con agua.

El corcho es indispensable

Probablemente hayas oído algo de esto y es cierto: el corcho es básico para conservar el vino. No solamente sirve para que no se derrame esta bebida sino que además sirve también para garantizar que no puedan entrar ningún tipo de partículas ni tampoco oxígeno en la botella.

El corcho juega un papel fundamental. Además de para evitar el derrame del líquido de la botella, previene la entrada de oxígeno y de partículas externas (fuente).

Europa a la cabeza del vino

Por último, esto quizá ya te suene más lógico pero te lo confirmamos: Europa está a la cabeza en producción de vino en el mundo. Sobre todo Francia, pero también Italia y España. La producción de vino en Europa es mayor que la del resto de mundo en conjunto. Quitando Europa, dónde más vino se produce es en Australia, en Sudáfrica, en Estados Unidos, en Chile, en Argentina y en China.