Tratamientos naturales contra la mastitis

Tratamientos naturales contra la mastitis

Son muchas las enfermedades que de manera particular afectan al sexo femenino. Y es que la anatomía de las mujeres y algunos de los rasgos físicos que las distinguen devienen en partes sensibles y propensas a determinadas patologías.

Los senos constituyen áreas en extremo vulnerables. Una de las enfermedades que en eta zona de la mujer prolifera es la mastitis. Si bien, esta sintomatología posee cura y una amplia gama de tratamientos, las féminas siempre deben estar alertas. En el presente artículo te ofrecemos una serie de tratamientos naturales para prevenir y enfrentar la mastitis.

¿QUÉ ES LA MASTITIS?

Se conoce por mastitis a la inflamación que algunas bacterias como Staphylococcus aureus y Streptococcus producen en las mamas de la mujer, fundamentalmente en las lactantes, debido a las grietas creadas en sus senos durante ese período.

Generalmente, las pacientes con esta enfermedad tienden a presentar inflamación en las mamas y en los ganglios linfáticos, así como enrojecimiento de la piel de esa área. De igual forma, es posible que las mujeres sientan picor y tengan fiebre.

Ante cualquiera de los síntomas anteriores y la palpación de algún bulto en las mamas, la persona debe acudir de inmediato a un especialista de manera que se corrobore la presencia o no de la enfermedad y su posterior tratamiento (fuente: Wikipedia).

REMEDIOS NATURALES

Desde la ciencia se han determinado numerosas formas de tratar la mastitis; es una enfermedad muy investigada. Sin embargo, no hay nada mejor que combinar la medicina con los remedios caseros ya con resultados reconocidos.

La fitoterapia, utilización de las plantas para tratar la mastitis, es un complemento de la medicina que sirve para reducir el dolor producido por la inflamación en los senos, así como para eliminar propiamente la infección.

El ajo es muy bueno para tratar numerosas patologías; también para la mastitis. Debido a los altos niveles de azufre que posee es excelente para enfrentar cualquier proceso infeccioso. Se recomienda varios dientes de ajo durante las tres comidas fundamentales del ajo o ingerirlo en cápsulas deshidratadas. También la cebolla posee propiedades para atacar esta patología (fuente: Tratamientos.info).

PREPARADOS DE USO EXTERNO

También existen numerosos remedios naturales externos para tratar la mastitis. Por ejemplo, las hojas de la col son muy útiles cuando la enfermedad es producida por el proceso de lactancia. En este caso se puede colocar la hoja sobre la zona afectada para disminuir el dolor.

Por su parte, el tornillo, posee muchas propiedades antibacterianas. Se recomienda realizar una infusión y aplicar el preparado, que contará además con sumidades floríferas, con compresas en el pecho.

Igualmente se puede elaborar una infusión con hojas de fenogreco y esparcirla en el área dañada. Además es muy bueno mojar los pezones con un algodón humedecido con amargo sueco.

La zanahoria es una hortaliza que todas las pacientes con mastitis pueden aprovechar si la pican en pequeños pedazos y a modo de cataplasma se la colocan en el área adolorida.

Se recomienda también poner a hervir un litro de leche y agregarle un puñado de trigo. Es preciso esperar a que tal combinación se transforme en una pasta, que posteriormente se colocará a modo de crema en la mama afectada.

También es bueno colocar en la zona dañada compresas de agua caliente para desinflamar y reducir el nivel de dolor. Esta operación debe repetirse, al menos, cuatro veces al día durante un tiempo de 15 minutos.