¿Que es un flemón? Guía básica sobre los abscesos dentales

¿Que es un flemón? Guía básica sobre los abscesos dentales

¿Que es un flemón? Guía básica sobre los abscesos dentales

Todo el mundo ha oído alguna vez hablar de un flemón dental e incluso ha tenido que sufrirlo en sus carnes, pero la verdad es que pocas personas saben de qué se trata realmente. A continuación se presenta algo de información acerca de esta dolencia, así como se explican también sus causas y los remedios más eficaces para lograr acabar con este problema.

Qué es un flemón

Los flemones dentales son de sobra conocidos como un problema bucal realmente doloroso, aunque no todo el mundo conoce ni las causas que hacen que aparezcan ni las consecuencias que pueden tener si no se tratan.

Los flemones, también se denominan abscesos y concretamente son la hinchazón del tejido blando que se puede encontrar en las encías de los dientes o de las muelas, porque ha tenido lugar una infección que, al no tratarse bien, ha profundizado hasta la raíz del diente y ha hecho que se deposite muchísimo pus en esa zona. Las causas principales de los flemones pueden ser las caries que no se tratan a tiempo, cualquier tipo de traumatismo en dientes, encías o boca, así como la periodontitis.

Cómo evitar la aparición de flemones

Aunque es complicado el lograr evitar que aparezca un flemón, sin duda no es imposible y se puede conseguir si se siguen y se tienen en cuenta algunas medidas de higiene dental mínimas. En primer lugar, pequeños y adultos deben cepillarse los dientes siempre, cada vez que coman. Si te encuentras fuera de casa puedes llevar contigo un eficiente kit de viaje. Y, tan importante como el cepillarse los dientes será también el utilizar la seda y el enjuague bucal para limpiarlos bien. También se debe acudir a la consulta del dentista al menos dos veces al año, y será necesario el realizar una limpieza dental al menos una vez, revisando siempre con cuidado todas las señales de alerta que encías o dientes puedan enviar.

Síntomas del flemón dental

Además del dolor, los problemas asociados a los flemones dentales van desde problemas al masticar hasta dolores en la garganta, e incluso en el oído. Además, cuando se beba o se consuma cualquier tipo de comida muy fría o muy caliente, el flemón dolerá. También es probable que la persona que sufra este problema sienta un sabor muy desagradable y tenga mal aliento porque esto será provocado por el pus y por las bacterias de esta infección. Además, este problema se suele asociar al enrojecimiento de los ganglios de la zona del cuello, como leemos en este artículo especializado y por tanto podría llegar a provocar fiebre.

Tratamiento para un flemón dental

Como sucede con todas las enfermedades de los dientes, sin duda la mejor forma de terminar con ellas es prevenir antes que tener que curar, con lo que se deben repetir las recomendaciones de lavarse todos los días los dientes y acudir al dentista al menos dos veces al año. Pero, si aún así te ha salido un flemón dental, existen algunos pasos que puedes seguir para lograr eliminarlo de forma eficiente.

Lo primero que deberás hacer es luchar contra la infección y la inflamación, ya que es lo que más molestará. Para ello, tendrás que acudir al médico, quién te recomendará tanto antiinflamatorios como antibióticos. Para terminar antes con el problema, también puedes realizarte enjuagues bucales con agua templada, a los que puedes añadir sal para mejorar muchísimo tu inflamación y también para drenar todo el pus que puedas haber acumulado en tu encía, como leemos aquí.

Cuando se haya terminado con el tratamiento y se haya eliminado el flemón, llegará la hora de que el dentista realice su trabajo a fin de lograr salvarte el diente. Lo más normal es hacerlo por empaste, aunque también se puede proceder a una endodoncia o colocarse una corona, según el caso y la gravedad de éste. Si se trata de un caso muy grave probablemente haya que extraer el diente para que éste no siga afectando al resto de la boca.

En general, el procedimiento que siguen los dentistas en la mayoría de casos es, por tanto el siguiente. En primer lugar se mandan antibióticos, que se deberán tomar hasta que se termine con la infección, así como también antiinflamatorios para que baje la inflamación.

En segundo lugar el odontólogo revisa si el paso anterior ha funcionado de forma eficiente y a partir de aquí explica si se va a tener que realizar otro tratamiento para terminar con la causa que ha provocado el flemón, porque de lo contrario este continuaría apareciendo constantemente, o si por contra no hace falta hacer nada más.