Mejores remedios caseros para encías inflamadas

Mejores remedios caseros para encías inflamadas

Mejores remedios caseros para encías inflamadas

La inflamación de encías la sufren a diario miles de personas. Sus causas suelen derivar a una sensibilización de esta zona de nuestra boca o incluso debido a infecciones o una mala higiene. La forma para darnos cuenta que tenemos las encías inflamadas no solamente es por el dolor que nos causa, variando según la gravedad, sino también porque se vuelven más rojizas que de costumbre y cuando nos lavamos los dientes, tienden a sangrar con el mero roce del cepillo. Para que vuelvas a sonreír como siempre lo has hecho, queremos proporcionarte los mejores remedios caseros para encías inflamadas.

Remedios naturales para la gingivitis

La naturaleza nos brinda la posibilidad de que, con unos cuantos ingredientes, tengamos remedios caseros para encías inflamadas muy potentes y con los que no necesitaremos dirigirnos a la farmacia para que nos receten un medicamento específico.

Uno de los remedios que puedes hacer para calmar el dolor de las encías es la realización de enjuagues bucales con sal. Solo tendremos que calentar un poco de agua, y echarle varias cucharadas de sal. Removeremos muy bien y nos enjuagaremos la boca el tiempo que podamos. El agua no debe estar demasiado caliente ya que las encías podrían sufrir, por lo que es mejor hacerlo con agua tibia.

El bicarbonato es un compuesto que siempre viene bien cuando hablamos de salud dental, son muchos los que lo recomiendan incluso para lavar los dientes ya que elimina la placa. El bicarbonato en el caso de la gingivitis lo utilizaremos con agua oxigenada, con el cepillo de dientes, lo mojaremos en la solución y empezaremos a frotar suavemente las encías y los dientes, consiguiendo que las encías estén menos inflamadas y sangren menos.

Un buen desinfectante para todo es el vinagre de manzana o también llamado vinagre blanco. Para reducir la inflamación tendremos que enjuagarnos la boca con un vaso de agua y una o dos cucharadas de vinagre tanto por la mañana, justo cuando nos levantamos, y también cuando vayamos a dormir. Aunque el sabor del vinagre pueda que no nos guste, este remedio conseguirá sanar tus encías en cuestión de días.

La salvia es una planta que se utiliza en la medicina natural para muchos tratamientos, sobre todo porque tiene una acción antiséptica muy buena. Para preparar nuestro remedio necesitaremos varias hojas de salvia y la herviremos. Mientras está en el fuego deberemos tapar la cazuela y retirar del fuego de la misma manera después de varios minutos. Con el caldo resultante nos enjuagaremos la boca después de cada comida, consiguiendo que el dolor remita y además que nuestros dientes queden mucho más limpios.

Los cítricos como el limón te ayudarán también ya que de por si tienen un efecto antiinflamatorio y desinfectante. Deberás de hacer gárgaras con un poco de agua y el zumo de un limón cada vez que vayas a irte a dormir y en poco tiempo lucirás unos dientes bonitos y sin inflamación.

A veces para que no aparezcan ciertas enfermedades lo aconsejable es prevenir. Una de las maneras más aconsejables para prevenir esta afección es tomando manzanas. Las manzanas tienen muchas propiedades, además que son excelentes tanto para las encías como para los dientes. Una manzana después de cada comida evita la gingivitis, aunque si la tienes ya, también te calma los dolores.