Causas de la sequedad de la cara

Causas de la sequedad de la cara

Causas de la sequedad de la cara

Las arrugas prematuras, la piel áspera, así como la presencia de granos, son algunos de los signos de alarma que nos indican que estamos ante un caso de sequedad de la cara. Para colmo, este escenario nos hacer lucir más mayores, ya que acelera el envejecimiento de la piel. Aquí, te enseñamos a identificarla y, sobre todo, a tratarla con simples, pero muy efectivos remedios naturales.

¿Qué es la sequedad de la cara?

La sequedad de la cara, es una consecuencia directa de la falta de humedad en nuestra piel, lo que hace que se muestre completamente antiestética y reseca, dando lugar a otros problemas para nuestra salud como cabellos ásperos, grietas, exfoliaciones, irritación y piel escamada.

El acné, es también otro de los inconvenientes más comunes que observamos ante un caso de sequedad de la cara, una afectación que ocurre cuando el agua contenida en nuestra piel se seca más rápido de lo normal, disminuyendo la presencia de nutrientes y aceites naturales que encontramos normalmente en un rostro saludable.

¿Qué causa la sequedad de la cara?

Existen causas muy diversas que conducen a una manifestación de este tipo. En primer lugar, la edad es uno de los factores de riesgo más importantes que encontramos, ya que las personas de la tercera edad, poseen mayores probabilidades de padecer esta afectación. Si al mismo tiempo, poseemos un componente hereditario, nuestros esfuerzos para evitar la sequedad de la cara deben ser aún mayores.

En cuanto a los factores ambientales, podemos mencionar las habitaciones cerradas con calefacción excesiva, así como algunas etapas del año donde predominan los climas secos, como por ejemplo, el invierno. Del mismo modo, el contacto directo con algunos elementos químicos presentes en los productos de limpieza, así como una alimentación carente de zinc, vitamina A y C, y biotina, son dos causas que también influyen en la aparición de una piel seca.

¿Cuáles son los síntomas de la sequedad de la cara?

La sequedad de la cara toma lugar mayormente durante los meses invernales y el otoño. No obstante, una exposición prolongada a los rayos del sol durante el verano también puede contribuir a resecar nuestra piel. Generalmente, la sequedad de la cara se caracteriza por una descamación de la piel, acompañado de zonas ásperas, grietas de variado tamaño, picor, enrojecimiento, inflamación, y en casos más avanzados, pequeñas úlceras acompañadas de dolor, con manifestación de una descamación mucho más profunda. Este hecho, también da lugar al envejecimiento prematuro de la persona, siendo la zona de los labios, las mejillas y alrededor de los ojos, donde más se evidencia esta afectación.

¿Cómo tratar la sequedad de la cara?

Uno de los cuidados faciales más efectivos para erradicar la sequedad de la cara, es el de hidratar la piel apropiadamente, generalmente apoyado en la experiencia de un especialista. Durante el tratamiento, deberá mantenerse especial cuidado de no retirar los lípidos de piel que pudieran desprenderse, utilizando para ello, factores hidratantes naturales enriquecidos, así como agentes que permitan “bloquear” la humedad dentro de la piel.

Dentro de estos agentes químicos, debemos mencionar la urea y el lactato, componentes estos que restauran la capacidad hidratante de la piel, el glucoglicerol, que potencia las proteínas (acuaporinas) encargadas de transportar el agua a lo largo de las capas de la piel, la ceramida-3, presente en la barrera lipídica de la piel, y por lo tanto, capaz de evitar la pérdida de humedad, y finalmente, el ácido hialurónico, ideal para nutrir la piel y repararla.

Remedios naturales para la sequedad de la cara

Aguacate: Un fruto excelente para eliminar la sequedad de la cara, sobre todo por su gran aporte de saponinas y vitamina E, indispensable en la formación de colágeno. El aguacate puede ser utilizado a modo de mascarilla.

Caléndula: Por sus propiedades antibióticas y antinflamatorias, la caléndula resulta también un buen remedio natural para la sequedad de la cara, además de que contiene ácido salicílico. Se puede emplear en forma de compresas con las hojas y flores trituradas.

Argán: El aceite de argán es otro gran aliado para aplicar sobre el rostro a modo de masaje. Sus propiedades hidratantes y de protección son tan eficaces, que se recomienda para pieles secas, pero también para pieles grasas y mixtas.

Acai: Se ha logrado demostrar que el aceite de acai es capaz de contrarrestar los síntomas de la sequedad de la cara, especialmente las arrugas y grietas. Puede utilizarse para masajear el rostro en aquellas zonas afectadas, o bien emplear una crema para piel enriquecida con este fruto.

Maíz: El maíz es tan popular como beneficioso para nuestra salud. En este caso, el aceite de maíz nos permite proteger nuestro rostro ante las condiciones climáticas ásperas, o bien tras el contacto con arena y materiales secos.

Aceite de oliva: Mezclado con vino blanco y una clara de huevo, el aceite de oliva puede resultar muy eficaz para masajear el rostro y aportarle mayor humedad. Si lo utilizas con lanolina, este aceite puede resultar en una crema facial muy estimulante.

Melocotón: El melocotón, además de poseer un sabor exquisito, también puede aplicarse externamente sobre la piel. Mezclado con pulpa de melón, podemos confeccionar una mascarilla revitalizante y humectante muy eficaz para trastornos de sequedad en la cara.