Beneficios de las adivinanzas para nuestros hijos

A bedtime story

Las adivinanzas son un recurso muy utilizado por padres, tutores y maestros en edades tempranas gracias a que, con su atractiva presentación, en forma de rima interesante y divertida en la mayoría de los casos, es mucho más fácil de memorizar para los niños, así como suscita su interés al tratarse de una pregunta, de una especie de “juego” al que todos quieren ser el primero o la primera en dar respuesta.

Las adivinanzas por tanto motivan a los más pequeños a buscar una respuesta, y una vez que la conocen, los motivan a recordarlas y a motivar a otros niños y niñas en la búsqueda de las respuestas que ellos ya conocen.

Iniciándose en la formación de conceptos

Gracias a las adivinanzas, los niños podrán aprender a distinguir, diferenciar y en último término discriminar entre diferentes características de un objeto o respuesta, intentando encontrar lo que importa o la respuesta correcta. Esto redundará en que los más pequeños irán aprendiendo a formar en su cabeza nuevos conceptos que antes les eran desconocidos.

Como estímulo para la imaginación

El uso de las adivinanzas como juego para los más pequeños es un gran recurso para conseguir mejorar y comenzar a practicar el proceso de asociación de ideas desde edades muy tempranas. Gracias al concreto, sencillo y divertido formato de las adivinanzas, se conseguirá que los niños puedan ir conformándose sus propias visiones de la realidad que no estén asimismo separadas de ésta, sino que formen totalmente parte de ella, desde una visión totalmente integradora.

Así, las adivinanzas estarán contribuyendo y ayudando al proceso de estimulación de la imaginación de los más pequeños, sin dejar que éstos se pierdan en mundos no reales y ayudando así a formar individuos críticos desde edades tempranas.

Adivinanzas para nuestros hijos

Fuente de la imagen

Como recurso literario y educativo

Además, las adivinanzas se convierten en un recurso excelente para mejorar el vocabulario de nuestros hijos, para que empiecen a conocer los diferentes recursos literarios que existen y consiguen transmitirles diferentes valores educativos.

Las adivinanzas normalmente son cortas y se pueden recordar, por lo que los niños se sentirán motivados después explicándolas, y con ganas de aprender, porque estarán haciéndolo de forma divertida. Aquí puedes leer más sobre este aspecto.

Como cadena de enseñanza y aprendizaje

El especial formato de las adivinanzas, en forma de pregunta, hace que los niños y niñas se interesen en escucharla, en buscar la respuesta (en ocasiones en grupo o a veces de forma individual), y en intentar ser los primeros en encontrar la respuesta correcta. Asimismo, una vez que esto se consigue, el proceso de enseñanza y aprendizaje no para ahí porque la mayoría de los niños, suelen recordar la adivinanza, que cuenta con un formato fácil de aprender pero que les ayuda a conocer vocabulario y a conformarse sus propios juicios y planos de la realidad.

A partir de aquí, los niños que ya la conocen son los encargados de reproducirla ante otros niños, en una suerte de cadena de enseñanza y aprendizaje donde la motivación de nuestros hijos se logra mantener en niveles óptimos.